Cementerio de Santa Mariña

1398636_647995468577362_531162749_o

Cambados (Comarca del Salnés, Pontevedra) atesora uno de los conjuntos históricos mejor conservados de Galicia por la infinidad de pazos señoriales, calles nobles,  monumentos, esculturas… pero hoy solo os voy a hablar de esta joya arquitectónica del S.XV situada en la falda del monte de A Pastora, en las inmediaciones de un antiguo castro,  las ruinas de la antigua iglesia parroquial de Santa Mariña, patrona de Cambados, que se encuentran situadas dentro del cementerio de la villa, de ahí el nombre de Cementerio de Santa Mariña.

De este cementerio,  Álvaro Cunqueiro decía que era “…el más melancólico camposanto del mundo” y  sus ruinas fueron declaradas Monumento Nacional en 1943. Considerado el cementerio más bello de Galicia,  emana belleza y melancolía, y trasmite mucha paz.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Sobre una capilla románica del s.XII, D. Lope Sánchez de Ulloa construyó la iglesia de Santa Mariña Dozo, que fue restaurada y ampliada por su hija Dña. María de Ulloa a finales del s.XV.

De estilo gótico marinero, presenta también rasgos renacentistas. Consta de una sola nave dividida por cuatro arcos transversales, cinco capillas laterales, sacristía y capilla mayor. En su interior destaca la decoración con bolas sobre los arcos y capillas que llama la atención. En uno de estos arcos está representado uno de los siete pecados capitales, “la pereza”. En las capillas destacan las iconografías en relieve con escenas bíblicas, tales como la visitación, Cristo y los apóstoles, la expulsión del paraíso o los pecados capitales. Y en su fachada, el campanario situado en la parte izquierda al que se sube por una escalera de caracol.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Fue destechada y abandonada por motivos políticos y religiosos en el s.XIX, y finalmente se utilizó como cementerio parroquial.

Hoy en día se utiliza para celebrar misa solamente una vez al año, coincidiendo con el día de difuntos. Y nosotros nos encontramos el cementerio aun más bonito todavía ya que habían pasado unos pocos días desde el día de difuntos, y las flores lo embellecían aun más.  Además a medida que el sol nos iba abandonando nos dejaba imágenes maravillosas del cementerio.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Samain, invierno y difuntos

La etimología de la palabra Samhain (en gallego Samain) es gaélica y significa fin del verano.

Se celebraba en la noche del 31 de octubre al 1 de noviembre cuando finalizaba la temporada de cosechas en la cultura celta. También era considerada como el «Año Nuevo Celta», que comenzaba con la estación oscura. Era tanto una fiesta de transición (el paso de un año a otro) como de apertura al otro mundo.

En primer lugar,  celebraban  el comienzo del invierno, un periodo frío y oscuro con noches más largas. Era un cambio de año que coincidía con el cambio de la climatología.
En segundo lugar, se preparaban para recibir a sus ancestros. Durante esta fecha se ponían ofrendas de comida y bebida a los espíritus  y  se les permitía  visitar a los familiares guiándolos con fogatas y antorchas. En esta noche no se cerraba ninguna puerta o ventana, pues se daba la bienvenida a los difuntos.
OLYMPUS DIGITAL CAMERA
La comunidad se reunía para celebrar la llegada de los espíritus. Los ancianos hacían reflexiones sobre el año que había pasado y los niños jugaban, usualmente disfrazados de forma que los malos espíritus que también rondaban en esa noche no se les acercaran. Existía la tradición de que los jóvenes de la tribu fuesen de puerta en puerta recolectando comida y ofrendas para la fiesta del samhain, que al final eran puestas en un altar comunitario. Los antiguos celtas creían que la línea que une a este mundo con el otro mundo se estrechaba con la llegada del Samhain.
Como podéis ver las similitudes y parecidos con el Halloween son evidentes, y es el origen del Halloween  el Samain, y ya era costumbre vaciar nabos (posteriormente calabazas) para ponerles dentro velas y ahuyentar los malos espíritus.
 Es una tradición que se está recuperando y actualmente la celebran de manera especial en Cedeira, Ribadavia, Ferrol, Ourense, Ribadeo, Catoira … y en muchas otras ciudades y pueblos de Galicia.
samain01