Aldán, su Ría y su Bosque Encantado

Aldán, Cangas

Aldán es una parroquia perteneciente al ayuntamiento de Cangasen la  Comarca do Morrazo (Pontevedra), y da nombre a su ría, la Ría de Aldán, la menos popular de las rías pero todo un tesoro de las Rías Baixas, situada entre las Rías de Pontevedra y de Vigo, y que esconde preciosas playas y calas, ya que en esta zona parece estar todo escondido,recogido, guardado,protegido …

Aldán, Cangas

La ria baña, además de la costa de Aldán, la de los pueblos de Hio (Cangas) y Beluso (Bueu).

La ría se esconde y se adentra avanzando hacia tierra firme, dejando atrás las bateas y a resguardo un pequeño puerto, donde las embarcaciones están a la espera para iniciar una nueva jornada, entre ellos los barcos mejjilloneros, también los aparejos reposan en el muelle,  nasas, boyas, redes … y las gaviotas parecen revisar una y otra vez todo lo que ocurre en torno al puerto, nada se les escapa.

 

Puerto de Aldán, Cangas

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y  a medida que vas caminando, bordeando la ria, su agua es más transparente, más verdosa, con rocas, barcas, pequeñas playas, algún bar y restaurante, el núcleo del pueblo, al fondo la Iglesia, y todo mirando hacia  su ría.

Pero el más escondido y oculto entre todos los preciosos rincones de esta zona, tiene un nombre  que  deja volar la imaginación de cualquiera   “el Bosque Encantado de Aldán”.

Bosque encantado de Aldán, Cangas

El Bosque Encantado o Finca de Frendoal, esta situado a la entrada del pueblo de Aldán, en la carretera misma, al lado de un puente y un lavadero, no es fácil  encontrarlo ya que no existe ningún tipo de señalización, pero podemos observar al otro lado de la carretera el Pazo Torre de Aldán, perteneciente a los Condes de Canalejas, ya que esta finca, este bosque, constituían una zona de recreo, de descanso, de practica de diferentes deportes como la caza y el criquet de los propietarios de este Pazo, lo que ocurrió es que a mediados del siglo XX la construcción de la carretera  dividió la finca en dos, actualmente esta finca pertenece al Ayuntamiento de Cangas.

Localizado el lugar solo toca ya adentrarse en el bosque, y el contraste con los visto hasta ahora es increible, nos econtramos con un tupida y hermosa vegetación formada por formidables ejemplares de robles, laureles, castaños, abedules, enredaderas, helechos …

Bosque encantado de Aldán, Cangas

Durante el recorrido podemos observar diferentes construcciones, como un lavadero, varios molinos, ya que por el bosque discurre el rio Orxas que desemboca en la Ria de Aldán, pero lo que nos llama la atención son dos construcciones sorprendentes, la primera un gran arco de piedra de considerable altura, que no teniamos ni idea de lo que era hasta que lo buscamos en internet … un acueducto, una antigua canalización de agua que iba desde una mina hasta el Pazo, estaba constituido por dos arcos, pero uno de ellos se eliminó con la construcción de la citada carretera. los orígenes del acueducto son medievales. Y se utilizaba como sistema de regadío que fue abandonado en los años 70.

Bosque Encantado de Aldán

Acueducto del bosque encantado de Aldán, Cangas

Y la otra construcción que surge en medio del bosque, es un pequeño e incababado castillo, ya que se inició en los años 60 pero no se terminó,observamos  su foso, sus almenas, los restos de lo que fue un puente levadizo y delante de la fachada principal  el campo de criquet.

Castillo del Bosque Encantado de Aldán, Cangas

Es un visita que os recomiendo, y como no, la terminamos comiendo en uno de los bares que había en el pueblo, en este caso elegimos el Bar Peralta (pero en cualquiera de los bares y taperias del pueblo se come bien), donde tomamos unas tapas a buen precio en su terraza.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Monte Santa Tecla, una de las mejores vistas de Galicia

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El Monte Santa Tecla está situado en el ayuntamiento de A Guarda (Pontevedra), en la Comarca del Baixo Miño, en el extremo más suroccidental de Galicia, y su nombre siempre va unido al importantísimo  Castro o Citania de Santa Tecla, poblado galaico-romano que data de los siglos II-I a.C.

Castro de Santa Tecla

En el Monte Santa Trega encontramos naturaleza, arqueología, tradición, etnografía, historia, religión …

Naturaleza ya que  desde aqui tenemos una de las mejores vistas de  de Galicia, y de las mejores de la Península Ibérica,  desde diversas zonas a medida que vamos ascendiendo por su sinuosa carretera , y desde sus dos puntos más altos O Facho y O Pico de San Francisco a 341 mts de altitud y donde ya la carretera termina, y donde las vistas son impresionantes.

Tiene vistas al  Valle de O Rosal y a otros ayuntamientos del Baixo Miño; al rio Miño, a sus islas (como a Illa da Canosa) y a su desembocadura, con A Ínsua , un islote de Caminha (Portugal), que suma una historia en la que convergen los ataques piratas, las defensa miliar y la vida monacal, y que parece marcar el fin del rio y el inicio del océano. Divisamos los montes, playas y pueblos limítrofes de Portugal, siendo el rio Miño la frontera natural.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Ese Océano Atlántico de un color azul que los rayos del sol hace blanquear y que va mucho más allá de donde la vista nos alcanza, y  el fundirse ese cielo, esas nubes con el mar que tanta riqueza dan a este pueblo marinero, donde destacan su Puerto con  su imponente espigón y sus casas marineras pegadas al mar que se unen al resto de la Villa de A Guarda.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Religión y tradición, ya que aquí se encuentra la Ermita de Santa Trega, la existencia de esta Ermita está documentada desde el siglo XII cuando pertenecía al Monasterio de Oia,  se trata de una ermita de forma rectangular, donde llama la atencíón su forma muy alargada que data, tras las reformas, de los siglos XVI-XVII. Observamos un cruceiro, y otras construcciones anexas, una de ellas destinada  “as poxas” (las pujas) de productos tradicionales que tienen lugar el día de la Romería de Santa Tecla, fiesta muy familiar que se celebra el 23 de septiembre, romería que puede tener sus origenes en el s.XV y en una sequía extrema que sufrió la zona del Baixo Miño.

También en la subida al  monte existe un Vía Crucis (principio S.XIX), con trece cruces de piedra con medallones de bronce donde se representan los diferentes pasos del calvario. (Una cosa que no entiendo es la tala excesiva de árboles que se ha realizado en la zona del Via Crucis, donde había una zona de monte donde las familias comían el dia de las fiestas a la sombra de estos árboles).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y la más importante de las fiestas de A Guarda, las Fiestas del Monte concluyen aqui, con la subida de la bandas marineras, el domingo por la mañana, formadas por gente del pueblo y de los pueblos vecinos, con bombos, cajas, gaitas, vino, mucho vino tinto, comida… acompañados de sus familias y visitantes celebran una romería que el año pasado cumplía sus 100 años, bailar, tocar, beber y comer, jurar por la banda bebiendo del garrafón de vino, y disfrutar da “treboada” (de bombos) … al final del día bajarán del monte todas las bandas teñidas de tinto y desfilarán  por la calles del pueblo en la conocida como “desfeita”.

Historia y arquelogía, ya que en el Monte además del mencionado Castro de Santa Tecla, existen unos 30 grupo de gravados rupestres, petroglifos, destaca el conocido como Laxe Sagrada o Laxe do Mapa, se trata fundamentalmente de círculos concéntricos y una serie de líneas que algunos autores, como Otero Pedrayo en su libro Guía de Galicia, interpretan como una representación cartográfica del Monte, como un mapa del lugar.

Y aquí también se encuentra el Museo Arqueológico Monte Santa Tecla, pero de él hablaremos en otros post dedicado al Castro de Santa Tecla.

Y que no quede sin mencionar la Casa Forestal, la llamada Pedra Furada, el obelisco, una serie de senderos conocidos como Camiños do Trega que aparecen bien señalizados y que nos conducirán a visitar todos estos elementos que inundan el Monte Santa Trega.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Pues ya me contareis, porque las fotos no hacen justicia del maravilloso paisaje que vais a divisar, y tampoco os provocarán las sensaciones de las que vais a disfrutar, y tomaros un café o una caña en alguno de los bares que parecen suspendidos (o que lo están) sobre el mar o el rio … y todo os lo cuento desde el cariño a esta tierra, porque soy de ese precioso valle que es O Rosal y he disfrutado de A Guarda como ayuntamiento vecino, hermano y tierra de mi juventud a la que le tengo un inmenso cariño.

(Infomación sacada además de otras páginas, fundamentalmente de http://www.aguarda.es)

Puente colgante del Xirimbao

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

En el ayuntamiento de Teo (A Coruña) además de visitar el puente románico de Pontevea,

puedes acercarte a conocer otro puente completamente distinto,

el Punte colgante del Xirimbao, puente que permanece cerrado hasta que no se abre la temporada de pesca en el rio Ulla,

aqui se encuentra el coto de pesca de trucha y salmón  do Couto.

Igual que el puente de Pontevea, conecta los pueblos de A Estrada y Teo,

 así pues también constituye un atractivo turístico del concello de A Estrada (Pontevedra).

Puente de Pontevea

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El puente de Pontevea  se encuentra en la parroquia de Reis,  ayuntamiento de Teo (A Coruña),

es medieval, del siglo XV,

 imponente, cruza el río Ulla, con sus seis bóvedas de sillería que se apoyan en cinco pilas de piedra,

marcando el límite entre los ayuntamiento de A Estrada y Teo,

y  comunicando las provincias de Pontevedra  y A Coruña.

Esta foto fue tomada ayer, entre chaparrón y chaparrón, que es lo que se lleva en este año 2014 en Galicia,

se puede apreciar el enorme caudal del rio, y la fuerza del agua a su paso por el puente.

Un rio

“Yo no pretendo cambiar el mundo,sino estar en armonía con él,

y eso supone una vida que cursa como un río.

El río trisca montaña abajo, luego se remansa, y llega un punto, como estoy yo, en que acaba.

Mi ambición es morir como un río, ya noto la sal.

Piense en lo bonito de esa muerte.

El río es agua dulce y ve que cambia. Pero lo acepta y muere feliz porque cuando se da cuenta ya es mar. Ese es un consuelo.

No necesito la esperanza de un personaje que me acoja. Admito que haya más allá, pero no un señor pendiente de José Luis”.

Jose Luis Sampedro

893670_536302856413291_381567611_o

Río Tamuxe (O Rosal, Pontevedra)

Senda do Lérez

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

La Senda do Lérez se encuentra muy próxima al casco urbano de la ciudad de PontevedraEsta Senda parte del Puente de los Tirantes y finaliza en la Presa de Bora, ida y vuelta son unos 12 kms, y salvo algún pequeño repecho, la senda es fácil de recorrer. La senda discurre paralela al Río Lérez, rio que atraviesa la provincia de Pontevedra, desde su nacimiento en la Serra do Candán hasta su desembocadura en la Ría de Pontevedra (57 kms de longitud).

Una vez que partimos del Puente de los Tirantes vemos a nuestra izquierda el Pazo da Cultura, y un poco más adelante la Illa das Esculturas (de la que hablamos en el blog,con motivo de la celebración del Surfing The Lérez Festival, pero a la que dedicaremos una entrada en otra ocasión).Y pronto llegamos a la Playa Fluvial de Monteporreiro, y pasamos por un pequeño desvio que no nos permite seguir caminando a la bera  del rio, debido a la obras  del Ave.

1486797_10201803833875345_409161179_n

Pasado este tramo y retomando de nuevo la senda, a partir de aqui disfrutamos de un paseo y de un paisaje precioso, con una vegetación cada vez más frondoso con robles, castaños, alisos, helechos, cañaverales, mimbres …

Los colores del rio varían según la época del año y el momento del día, una preciosa cascada llama nuestra atención, y poco más adelante están los restos de lo que era el antiguo Balneario de Aguas del Lérez   y una zona de merendero.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 El actual barrio de Monte Porreiro y la ribera del Lérez albergó a principios del siglo XX este lujoso espacio de ocio El Balneario del Lérez . El hotel y balneario creado en 1906 por Casimiro Gómez (empresario y filántropo, emigrante del pueblo del Viascón que hizo fortuna en Argentina ) fue un punto de encuentro de influyentes políticos, aristócratas y miembros de la realeza de la época, que disfrutaron de las aguas medicinales y los paseos que rodeaban esta finca, hoy desaparecida.
El 22 de agosto de 1906 se inauguraba el Balneario de Lérez con la asistencia de la alta sociedad pontevedresa. La infanta Elena, que visitó el balneario en 1914, el marqués de Riestra, Montero Ríos, Cobián Roffignac o el ministro Canalejas fueron ilustres visitantes de este balneario. En esta foto del Faro de Vigo podemos ver el aspecto del Blaneario en su época de esplendor.

faro de vigo

Imaginemos lo idílico que debía de ser este lugar, cuando hoy en día todavía lo es. Ahora al lado de lo que fue el Balneario,  hay un puente metálico que nos permite cruzar a la otra orilla y variar la ruta, y volver de vuelta y visitar el Monasterio de San Benito do Lérez. (Nosotros seguiremos en dirección a la Presa de Bora).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

 Estas sendas eran hace años antiguos senderos forestales que usaban los pescadores que iban al río, y raro es no encontrarse a alguno pescando por el curso del rio. Los senderos que hay son varios a lo largo de la senda.

Continuando llegamos a una zona donde el río provoca un gran estruendo por la fuerza que lleva y porque aqui se encuentra  la Estación de Bombeo ( que podría tener un edificio más acorde con el entorno natural donde se encuentra).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y asi seguimos por una pasarela metálica, y la senda cada vez se va adentrando en una mayor espesura, y nos vamos  sumergiendo en los llamado  Salones del Lérez, y ahora el estruendo del rio se convierte en calma y en silencio y disfrutamos de los hermosos bosques de ribera formados a la orilla del río.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Tambien durante la ruta encontramos restos de molinos y alguna casa, es bonito el contraste en esta época del verde que se mantiene en la orilla del rio y el ocre que va adquiriendo la parte derecha del bosque. En mi ruta me llamó mucho la atención unas vides que trepaban buscando el sol por los robles y castaños, y asi aparecían los racimos de uvas colgados de estos árboles.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Y asi caminando caminado la senda llega a su final, a la Presa de Bora, donde damos la vuelta y volvemos sobre nuestos pasos a nuestro punto de partida.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Del Puerto de Arcade al Puente de Pontesampaio

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta pequeña senda parte del puerto de Arcade (Soutomaior), pueblo situado a pocos kilómetros de Pontevedra y Vigo, muy conocido por su Fiesta de la Ostra, que se celebra el primer fin de semana del mes de abril (en esta época es cuando la ostra está en las mejores condiciones biológicas para su degustación),  asi describe este marisco el escritor Álvaro Cunqueiro: <<La ostra es un manjar esencial para abrir una mariscada. Tiene un sabor espiritual, que es como una añoranza del mar>>.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Esta tradición gastronómica del cultivo de ostra data ya del tiempo de los romanos. Por Arcade pasaba la Vía Romana que procedente de Redondela, iba a Pontevedra y Santiago. Muchos eran los que se detenían a degustar las ostras.Hace muchos siglos, se preparaban las ostras fritas, que se hacían en escabeche y se enviaban en pequeños barriles de madera a la corte madrileña; de apreciado consumo para Austrias y Borbónes. Aun que hoy en día, lo mas común es comerlas al natural con limón.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

También se le atribuye un valor afrodisíaco y se dice que con ellas Casanova se recuperaba de los excesos amorosos.Los griegos comían polvo de concha de ostra en momentos de decadencia sexual, y en Atenas votaban escribiendo en la concha del molusco el nombre del político que querían apartar del gobierno, y el más votado era condenado al ostracismo (100 años de destierro).

La Senda va recorriendo el litoral con unas estupendas vistas de la Ensenada de San Simón,  con la Isla de San Simón (de la que hablaremos en otra ocasión), al fondo el Puente de Rande y Punta  de Cabalo, las islas Alvedosas, y una vez que salimos del puerto  pasamos por las pequeñas playas Matilde y la del Muelle, y una pasarela peatonal nos lleva  por debajo de los tres puentes que cruzan el cauce fluvial del rio Verdugo en su desembocadura en la Ría de Vigo, uno el de la carretera N-550 y los otros dos viaductos del ferrocarril.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

(Es un lugar con una vista preciosa, y por ello choca más todavía encontrar en el agua del rio Verdugo y en la propia Ría de Vigo una especie de espuma flotando a lo largo del litoral, que afea el paseo y nos da muestras de vertidos en la zona).

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

Una vez pasamos la pasarela, y admiramos los tres puentes que esta vez cruzamos por debajo, nos encontramos con el pueblo de Pontesampaio y su fabuloso puente medieval, las vistas son estupendas, pasamos por sus calles y llegamos al puente, lugar de paso del Camino de Santiago.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El puente, construido sobre una antigua cimentación romana pero de origen medieval, de 144 metros de largo, con 10 ojos apuntados y semicirculares y de  robustos tamajares que se apoyan sobre roca y que se enfrentan a las corrientes del río Verdugo. Este puente es famoso por la victoria obtenida por los vecinos de Pontesampaio durante la Guerra de la Independencia sobre las tropas de Napoleón. La contienda, conocida como Batalla de Pontesampaio, tuvo lugar los días 7 y 8 de junio de 1809 y puso fin a cinco meses de ocupación francesa. Las tropas españolas cortaron dos arcos del puente sobre el río Verdugo y se atrincheraron en la orilla sur con la intención de detener el avance de los franceses.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

El puente medieval de Pontesampaio es uno de los elementos de arquitectura civil más emblemáticos de Pontevedra y uno de los que tiene mayor relevancia histórica por su peso en el fin de la Guerra de la Independencia del siglo XIX contra las tropas francesas.

El paseo se puede continuar por el margen derecho del río Verdugo entre el núcleo original de Ponte Sampaio y la recuperada isla de A Insuíña.

Una vez de vuelta y ya al final de la senda, volvemos al punto de incio y disfrutamos de una vistas estupendas de la Ensenada de San Simón con la puesta de sol.

OLYMPUS DIGITAL CAMERA